Ahogados por el plástico: la contaminación de los océanos crece de forma alarmante

De acuerdo a las estadísticas de ONU Medio Ambiente, el mundo produce aproximadamente 300 millones de toneladas (40 kilos por persona) de residuos plásticos cada año y actualmente solo el 14% se recolecta para el reciclaje.

 

Los científicos estiman que 8 millones de toneladas de desechos plásticos llegan a los océanos cada año, por lo que si no se deja de arrojar residuos, en 2050 el océano tendrá más plástico que peces.

«La vida marina se enfrenta a un daño irreparable por las millones de toneladas de desechos plásticos que terminan en los océanos cada año», advirtió Naciones Unidas.

Concepción artística de un problema que crece: los plásticos en los océanos.

La necesidad de revertir la situación actuar es tal, que expertos en un informe de la Unesco estiman que para el 2050 el peso de la basura va a superar al de todas las criaturas marinas.Y estiman que en la actualidad hay más de 150 millones de toneladas de desperdicios que están destruyendo la vida marítima y amenazando a la salud humana.

La inundación de plásticos de mares y océanos es uno de los principales problemas ambientales del planeta, según el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) publicado este año.

La ONU advirtió que de no tomarse medidas, existe un elevado riesgo de deterioro de los ecosistemas marinos y, por consiguiente, de la biodiversidad marina.

En los últimos 40 años, la cantidad de basura marina -solo en la capa superficial- aumentó más de un 100%. El último informe de la Unesco es claro ya que determina que cada segundo se arrojan más de 200 kilos de plástico a mares y océanos. El 70% se va al fondo marino y el 15% se queda flotando.

«El mundo sigue sin encontrar el equilibrio entre la producción de recursos y la conservación del medioambiente. Arrojamos ocho millones de objetos diarios al océano, que, en conjunto, alcanzan un peso total de siete millones de toneladas de basura anuales», explicó Daniel Rolleri, director de la Asociación Ambiente Europeo (AAE).

Una tortuga es atrapada por una red plástica.

Para ejemplificar, explicó en la conferencia «Voces por un Mar Sano» como el zooplancton, la base de la cadena trófica marítima, «se come las microfibras de plástico y, a su vez, los peces se comen al zooplancton», por lo que uno de cada seis peces comerciales tiene plástico en su sistema.

Además de la contaminación de los residuos que arrojan los barcos y que los humanos depositan en las playas, las bolsas, tapones y fibras de ropa sintética y otros miles de productos plásticos, ingresan a los océanos mediante las alcantarillas y residuos urbanos, hechos que pone en peligro a casi 700 especies marinas, dicen los expertos. En algunos casos los daños son visibles: animales estrangulados por redes de pesca abandonadas o por los aros que unen los packs de las latas de bebida. En otros muchos casos los daños son invisibles.

Comparativos sobre basura plástica.

Para Rolleri la solución no está, como creen muchos, en «disminuir el uso de los plásticos y centrarnos en reciclar. El reciclaje no va a salvarnos de nuestros propios errores».

Para el especialista el foco no debe centrarse en nuevas medidas o innovadores métodos de reciclaje, que si bien son bienvenidos, no logran reducir la contaminación. Una de las claves está en la eliminación paulatina de la industria del plástico no biodegradables o, directamente, no utilizarlos más.

Miles de negocios que solo venden plástico se multiplican en el mundo.

«Los consumidores podemos informarnos y rebelarnos contra este tipo de producción y de consumo a través del cambio a pequeña escala, nos podemos convertir en un agente del cambio», finalizó Rolleri.

Organizaciones como la ONU y la Unesco son determinantes con su pronóstico: si no se toman medidas para eliminar los microplásticos de los productos de higiene, y los países no regulen el uso de este material, en 2050 los océanos habrá más plásticos que peces y el 99% de las aves marinas habrán ingerido sustancias peligrosas.

Los recolectores de plástico no dan abasto frente a la acumulación que generan las botellas plásticas.

Peter Thomson, presidente de la Asamblea General de la ONU, dijo a AP: «Hemos soltado una plaga de plástico al océano que está contaminando la naturaleza de muchas maneras trágicas. Es inexcusable que la humanidad vierta al océano cada minuto de cada día el equivalente a un camión grande de basura cargado de plástico».

Cada vez más plástico producido

Según el último informe publicado en junio de National Geographic, hoy tenemos que lidiar con 8.300 millones de toneladas de este plástico fabricado desde los años 50. De ellas, más de 6.300 millones se han convertido en residuos. Y de esos residuos, 5.700 millones de toneladas no han pasado nunca por un contenedor de reciclaje, una cifra que dejó atónitos a los científicos que la calcularon en 2017.

Datos alarmantes sobre la generación de basura plástica.

La producción mundial plástica ha registrado un aumento exponencial –de 2,1 millones de toneladas en 1950 pasó a 147 millones en 1993 y a 407 millones en 2015–. Para dimensionar este crecimiento exponencial basta sólo un ejemplo: las botellas de plástico.

Cada minuto se compran en el mundo 1 millón de botellas plásticas. Equivalen a 20.000 por segundo. En 2016 según la encuestadora Euromonitor, se vendieron 480.000 millones de botellas, de las cuáles 110.000 las fabricó la empresa de gaseosas más famosa del mundo. Sólo el 7% de éstas se convierte en nuevas botellas.

Una tapa célebre de Nat Geo que llama a concientizar sobre el uso del plástico.

Nat Geo afirmó en una reciente investigación que se han hallado microplásticos en todos los lugares del océano donde se han buscado, desde los sedimentos del lecho marino más profundo hasta los hielos flotantes del Ártico (que, según una estimación, a medida que se vayan fundiendo en la próxima década, podrían soltar al agua más de un billón de fragmentos de plástico).

En algunas playas de la isla de Hawai, hasta el 15 % de la arena es en realidad un granulado de microplásticos.

Otra de las islas de plástico formada en el Pacífico.

La acumulación de plásticos ha generado 5 grandes islas artificiales de basura que navegan a la deriva: dos en el Pacífico –una de ellas posee 1,8 billones de pedazos de basura-, dos en el Atlántico y una en el Índico.

A este ritmo en donde se calcula que en 2050 habrá unas 12.000 millones de toneladas de basura plástica en el medio ambiente, no resulta descabellado pensar que terminaremos construyendo nuestras viviendas en alguna de estas islas u otras más que ya están en formación.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *